23 de abril de 2011

Historia de la comunidad mbyá de Puerto Bertoni.



            

 La comunidad Mbyá de Puerto Bertoni está ubicada dentro del predio del Monumento Científico Moisés Bertoni, en el distrito de Presidente Franco, a unos 26 kilómetros de Ciudad del Este y actualmente cuenta con 10 familias que totalizan unas 70 personas aproximadamente.
            La comunidad de Puerto Bertoni es una como muchas otras sociedades mbyá, que luchan por preservar su propia cultura (el mbyareko) y para recuperar lo que les pertenece: su tekoha, enfrentándose a montón de situaciones adversas; principalmente la carencia de tierras propias que les asegure una vida digna y segura.
            La existencia de esta comunidad se relaciona directamente con la presencia del científico Moisés Santiago Bertoni en esta zona, ya que la misma fue fundada por los descendientes de los mbyá que trabajaban como obreros para el sabio suizo. Cuando Moisés Bertoni llegó a la zona en el año 1888 y en medio de muchas penurias y privaciones se estableció en la selva virgen, comenzó a estudiar la naturaleza y a entrar en contacto con los indígenas mbyá, que habitaban sobre los ríos Monday y Acaray; estos antiguos pobladores, si bien no dejaron de relacionarse con sus tekoha de origen, se asentaron en los bosques cercanos a la casa de Bertoni, formando así una nueva comunidad, pero arraigada al mbyareko de los nativos que vivían cerca de los ríos.
            Sin embargo, la formación de esta nueva comunidad, cuyos miembros trabajaban como peones al sabio, no se dio por la simple voluntad de los nativos ni fue un contacto que los mismos buscaron, más bien fue una relación de conveniencia ya que por ese entonces comenzaba la intensificación de la explotación de la madera, de la yerba mate y del palmito del bosque alto paranaense por parte de los paraguayos y extranjeros, hechos que no sólo pusieron en situación de grave peligro a los mbyá, sino también a los demás pueblos nativos que habitaban esta zona, como los Aché y los Avá, quienes casi llegaron a desaparecer.  Pero, por más que no hayan desaparecido como individuos, tales acontecimientos significaron el fin de la vida aislada y apartada en los bosques, el fin de la vida que defendieron por varios siglos armas en manos.
            Cuando la explotación se intensificó, muchos Mbyá abandonaron la zona y pasaron al otro lado del Paraná, en el territorio argentino y quienes decidieron quedarse en sus ancestrales tierras a enfrentar los nuevos contactos, tuvieron que aceptar un modo de vida muy diferente a la que llevaban en sus antiguos tekoha.
            Entre los cambios que tuvieron que aceptar se puede mencionar el trabajo asalariado para los patrones blancos, entre los cuales estaba Bertoni, la razón de la misma, como ya se señaló más arriba era la búsqueda de la protección del sabio suizo ante la fuerte y masiva penetración de las empresas yerbateras a su territorio. De esa manera, Bertoni los resguardaba de los demás blancos y ellos trabajaban en sus chacras y les proporcionaban algunas informaciones que él necesitaba para sus estudios.  
            Sin embargo, esa seguridad que proporcionaba la relación de patrón-peón terminó hace décadas para los mbyá de Puerto Bertoni, desde la muerte del científico, los demás patrones no cumplieron con lo prometido y desde la década de 1960, cuando se produjo la colonización de los bosques del Alto Paraná, los patrones vendieron los bosques a otras personas, con los nativos adentro, sin ningún interés por la suerte que iban a correr los mismos.
          
Fuente: Trabajo de investigación realizado por Jorge Contrera y Yován Ponte. 2011.

12 de abril de 2011

Bicentenario del Paraguay. Significado e importancia.



Reseña histórica del Bicentenario del Paraguay.

La historia del Paraguay como nación comienza a formarse ya con la llegada misma de los españoles a estas tierras sudamericanas. Gracias al magnífico “descubrimiento” del navegante genovés Cristóbal Colon (1492); estas tierras quedaron a partir de entonces este bajo la administración de los españoles, amén de los portugueses que llegaron en la zona del Brasil a partir de 1500. Sin embargo, no podemos dejar de señalar que los primeros en llegar a esta zona sudamericana fueron los guaraníes, que en muchas ocasiones fueron casi exterminados en las luchas con los europeos, a causa de los trabajos forzados que realizaban o por las nuevas enfermedades introducidas por los conquistadores; en contrapartida, en el Paraguay, si bien también se produjeron enconadas luchas y rebeliones, los guaraníes llegaron a realizar alianzas con los españoles, dando origen así a la nación paraguaya.
En 1776, ocurre un hecho bastante significativo en cuanto a la organización del gobierno español en América al crearse el Virreinato del Río de la Plata, con los actuales territorios de Argentina, Paraguay, Bolivia, Uruguay y una parte de Brasil, territorios que se  desintegraron del Virreinato del Perú. Con ese hecho, la ciudad de Buenos Aires se convirtió en la capital del nuevo virreinato, en perjuicio total de Asunción, que quedó  relegada en segundo plano. En 1782, el virreinato se dividió en intendencias y gobernaciones; Buenos Aires era una gobernación y Asunción era una Gobernación- Intendencia hasta el año 1811, al mando del español Bernardo de Velazco y Huidobro.
El Gobernador Velazco era  medianamente  aceptado por los paraguayos. Por eso surge indefectiblemente surgen varias  preguntas: ¿Qué hechos provocaron la búsqueda de independencia por parte de los paraguayos?, ¿cuáles fueron las causas que motivaron el golpe revolucionario? Por lo tanto, para comprender las causas de la independencia paraguaya, debemos remontarnos a los hechos sucedidos a finales del siglo XVIII en Europa y América. Las causas externas fueron diversas, entre las cuales mencionamos las cuestiones ideológicas, entendiéndose esta como las influencias de los pensamientos de Rousseau, Montesquieu, Voltaire y otros, cuyos libros llegaron a América y fueron leídos por muchos intelectuales.  Así como estas nuevas ideas provocaron cambios sustanciales en Europa, como la Revolución Francesa en 1789, produjo el mismo efecto en América, favoreciendo la búsqueda de libertad económica entre los colonos ingleses (1776). Un hecho trascendental para el debilitamiento del poder español en América fue la invasión de Napoleón en la península ibérica, este acontecimiento significó el comienzo del fin del poder de la corona española en este continente.
Cuando los ingleses invadieron el Río de la Plata en 1806 y 1807, los patriotas paraguayos participaron con valentía en la defensa del poder virreinal,  este hecho también les hizo ver a los criollos paraguayos que tenían la suficiente preparación de gobernarse solos en caso de que haya una necesidad. Todos estos sucesos mencionados se constituyen en  causas externas de la independencia paraguaya.
Ahora bien, las causas internas de la emancipación paraguaya encontramos que desde la época colonial, los paraguayos fueron muy relegados de la política, no se les permitía ejercer ningún cargo, es decir que, los patriotas buscaban un gobierno propio porque necesitaban y se daban cuenta de que estaban capacitados para tal empresa. El hecho que demostró que tenían la suficiente potestad para tener un gobierno propio se demostró cuando los soldados paraguayos vencieron a las tropas argentinas del General Manuel Belgrano en enero y marzo de 1811 (Batallas de Cerro Porteño y Tacuary,) cuando éste incursionó en territorio paraguayo con el propósito de lograr su anexión  como parte de la naciente Argentina. 
En los días previos a la revolución, los patriotas José Gaspar Rodríguez de Francia, Fulgencio Yegros,  Vicente Iturbe, Pedro Juan Caballero, Mariano Antonio Molas, Mauricio José Troche, Fernando de la Mora y otros se reunían periódicamente en la casa de la familia Martínez Sáenz (actual Casa de la Independencia) donde ideaban el  golpe para el día 25 de mayo de 1811. Sin embargo, en la mañana del 14 de mayo, Vicente Ignacio Iturbe descubrió  que el gobierno de Velazco estaba enterado de la conspiración, hecho que obligó a los patriotas a ejecutar esa misma noche el golpe. Al consumarse el triunfo de la revolución en la mañana del 15 de mayo, el cuartel designó a Doctor Francia y Juan Valeriano Zeballos como diputados a ser asociados al Gobernador Velazco, constituyéndose el Triunvirato. Sin embargo, esta fue una maniobra del Doctor Francia para apaciguar los ánimos de los españoles que vivían en Asunción. Velazco sería depuesto el 9 de junio de 1811.
A partir de su independencia el 15 de mayo de 1811, el camino recorrido por Paraguay en ciertas etapas fue muy difícil, pero gracias a la tenacidad y al sacrificio del pueblo paraguayo, siempre ha resurgido de las adversidades. Los principales hechos que sucedieron a partir de entonces puede resumirse en los siguientes: el 17 de junio de 1811 se reunió el  Primer Congreso Nacional, convocado por los próceres de mayo y  constituye la Junta Superior Gubernativa,  integrada por Fulgencio Yegros, Doctor Francia, Fernando de la Mora, Pedro Juan Caballero y Francisco Javier Bogarín. 
Bien pronto, el protagonismo del Doctor Francia comenzaría a acaparar a los demás próceres, y así en 1813 se constituyó otra forma de gobierno, el Consulado, ya integrado solo por Francia y Yegros. En 1814, el Congreso Nacional nombra al Doctor Francia como Dictador Supremo por un periodo de cinco años, sin embargo, en 1816, el mismo Congreso lo nombraría como Dictador Perpetuo, es decir, hasta su muerte que acaeció en 1840. Con este largo gobierno, Francia se constituyó en una de las figuras más llamativas de la historia paraguaya, pero a pesar de todas las controversias, es innegable que gracias a su incansable lucha por la independencia, el Paraguay pudo consolidarse como estado soberano, a pesar de que su independencia no era aceptada por Argentina ni Brasil.
A pesar de que,  el Paraguay ya era independiente desde 1811, fue recién el 25 de diciembre de 1842 que el  congreso declara formalmente la independencia nacional, ya durante la presidencia de Carlos Antonio López. El gobierno de Don Carlos se caracterizó por un notable desarrollo económico y cultural del país; una de las principales preocupaciones de López fue el reconocimiento de la independencia por parte de los países vecinos, y a este afán dedicó gran parte de su vida. Brasil lo reconocería en 1844 y Argentina en 1852. Don Carlos se estuvo como Presidente del Paraguay hasta su muerte, acaecida el 10 de setiembre de 1862.
Le sucedió en el poder su hijo Francisco Solano López, que ya le había acompañado a Don Carlos en las gestiones de gobierno; Solano López continuó la obra de su padre pero durante su gobierno sobrevino sobre el Paraguay una trágica guerra contra la Triple Alianza, integrada por Argentina, Brasil y Uruguay. El terrible conflicto puso un sello indeleble en la historia nacional, hasta el punto de hablarse de un antes y un después de la guerra.
En  1885, el estado dispone por  Ley la venta de tierras públicas, que se habían acumulado durante los gobiernos de Francia y los López. De esta manera nació el gran latifundio privado en el Paraguay, un hecho cuyas consecuencias aún se sienten. Dos años más tarde, en 1887 se produce la fundación de los partidos políticos Liberal y Colorado. En agosto de 1904, cuando recién el país se levantaba de las ruinas de la guerra grande, se inicia la insurrección del Partido Liberal contra el presidente colorado Juan Escurra. La revolución triunfó a fines de 1904, llevando al poder a los liberales, hasta entonces incapaces de acceder al poder. Pese a la anarquía que siguió a la revolución, la administración se regularizó a partir del gobierno de Eligio Ayala.
De esta manera se llegó al primer centenario de la independencia paraguaya, en ese entonces, Paraguay pasaba por una gran inestabilidad política, producto de constantes intentos de golpe de estado. En el mes de marzo de 1911, el Coronel Albino Jara había logrado asumir al poder como presidente luego de vencer a sus enemigos. Como no tenía intención de llamar a elecciones, el presidente de facto, demostrando así sus propósitos de perpetuarse en el mando; emitió un decreto en el cual se estipulaba una acción descabellada: que el centenario de la independencia se celebrara en el mes de octubre del año 1813, rompiendo así con una larga tradición de festejar en el mes de mayo. ¿En qué se excusaba el golpista Jara? Sabemos que la verdadera razón de no festejar el centenario estaba en el hecho de que no gozaba de popularidad y que su gobierno pendía de un hilo, mas la excusa legal era la idea de que los patriotas no lograron la independencia en aquel 15 de mayo de 1811, sino recién el 12 de octubre de 1813, fecha en la cual se estableció el Consulado y se cambió el nombre de nuestro país, que pasó de llamarse Provincia a República del Paraguay. La idea de Albino Jara carecía de fundamento histórico, así que no fue aceptada por la población, por ello luego de muchas luchas legales se festejó el centenario en el mes de mayo de 1911, pero con poca participación del gobierno en el mismo.
Entre los años1932 y 1935 se  produjo la Guerra del Chaco. Aunque victorioso en la guerra contra Bolivia, el Paraguay sufrió las consecuencias del crecimiento del ejército, que en los próximos 50 años sería la fuerza dominante de la política paraguaya. Por eso, ya mismo en  febrero de 1936 se produjo la Revolución febrerista, que trató de llevar a cabo ciertas medidas sociales, pero que apenas pudo mantenerse un año y medio en el poder.
El Paraguay se vio envuelto en una cruenta guerra civil en marzo de 1947 con el  levantamiento de liberales, febreristas y comunistas contra la dictadura militar de Higinio Morínigo. Con apoyo del Partido Colorado, Morínigo pudo reprimir la revolución, a la que siguió una dura represión y exilio de miles de paraguayos.
El más largo sistema dictatorial comenzaría el 4 de mayo de 1954, cuando mediante un golpe de Estado, el General Alfredo Stroessner accede al poder e implanta un régimen represivo que terminaría el 3 de febrero de 1989 con el derrocamiento de Stroessner, iniciándose una gradual transición del país hacia la democracia. Poco después del golpe se desmantelaron las cámaras de tortura y regresaron al país numerosos exiliados. A Stroeesner le sucedieron en el poder los colorados Andrés Rodríguez, Juan Carlos Wasmosy, Raul Cubas Grau, Luís González Macchi y Nicanor Duarte Frutos.
El 20 de abril de 2008 sucedió un hecho histórico, pues se produjo el primer cambio de gobierno de un partido a otro por voto popular en ejercicio de la soberanía, con la victoria de Fernando Lugo Méndez, convirtiéndose él así, en el presidente número 52 de la República del Paraguay. 
De esta manera, en el 2011 Paraguay llega a su Bicentenario, 200 años de vida independiente, sin dudas es un hecho histórico digno de recordar y festejar, pero también un momento más que propicio para analizar el pasado, rever los errores y valorar los aciertos como país soberano. El Bicentenario no es una casualidad, es un producto de una larga lucha, de un sueño acariciado hace dos siglos: el anhelo de ver a Paraguay como un estado independiente, y en ese sentido podemos decir que vamos por buen camino. ¡Salud Paraguay, por el Bicentenario de tu independencia!

Dejanos tu opinión